Plan de Empresa

¿Está mi producto/ servicio bien enfocado comercialmente?.

Si en algo están de acuerdo todos los manuales de cómo crear una empresa, es en la génesis del proceso, que necesariamente debe partir de tener una idea nueva. La puesta en marcha de una empresa sobre la base de “he tenido una idea genial” supone un riesgo con una alta probabilidad de concluir de manera poco exitosa.

Por otro lado, generalmente las personas que no son emprendedoras entienden que montar una empresa supone encontrar un producto único en el mercado y que solo así tendrá éxito la empresa (encontrar el elixir de la eterna juventud).

Una idea nueva no implica que deba ser totalmente inédita, ya que un enfoque diferente, que implique la mejora o complemento de un producto o servicio, puede ser la variable necesaria para considerarla novedosa. Conocemos emprendedores que montan una zapatería y consiguen el éxito y conocemos emprendedores que su idea es muy novedosa y útil y fracasan en el intento.

Pero a lo que realmente tenemos que prestar atención es si realmente el producto o servicio que vayamos a desarrollar va a ser tener una demanda lo suficientemente grande para que el emprendimiento tenga éxito. Y eso implica reflexión, espíritu crítico y grandes dosis de realismo. Con esto no queremos desanimar a nadie, simplemente queremos alentar al emprendedor en esta primera fase a que medite su proyecto para poder cuantificar sus ventas en unidades monetarias. Sin producto, no hay clientes, sin clientes no hay ventas, y sin ventas no hay emprendimiento. Aclarar, que en la mayoría de los casos, las empresas tienen una finalidad ultima: ganar dinero. Enfocar desde el principio tu idea de negocio a este fin supone un ejercicio que hay que realizar.

Un planteamiento serio y real enfocando el producto desde las ventas, te ayudará a medir tus aspiraciones y limitaciones. Te aconsejamos los siguientes puntos a tener en cuenta.

Producto: ¿Es realmente nuestro producto/servicio tan innovador para que los clientes potenciales quieran pagar por él?

La Innovación es la creatividad hecha negocio. De nada sirve innovar si nuestros futuros clientes no están dispuestos a pagar por utilizar nuestros valores añadidos. El valor de nuestro producto/servicio en el mercado y su grado de dependencia o necesidad por los clientes (motivación de compra) determinará en gran medida tu éxito o fracaso.

Mercado: ¿Qué área geográfica se pretende inicialmente cubrir (Mercado Real), y que características demográficas de los potenciales clientes en el área geográfica señalada?

Si hemos pasado la primera pregunta, ahora viene el segundo protagonista : el cliente. Cuando hablamos con emprendedores de esta pregunta nos visionan de una forma ideal a sus clientes utilizando el producto/servicio de una forma placentera y muy satisfechos. Y le preguntamos que quien son, como se llaman, donde viven, porque han llegado a la conclusión de que sus producto les hacen más cómoda su vida. El 80% de las respuestas están encaminadas a un cliente ideal pero no real y lo peor en una dimensión espacio/tiempo desconocida. Ni saben donde están, ni saben cuando comprarán. Definir tu producto en una zona ( ya sea física o virtual) debe indicarte tu área de actuación y tus posibilidades de venta sobre esa área.

Competencia: ¿Existen otras empresas que fabriquen, comercialicen o vendan los mismos productos o servicios? ¿Quiénes son? ¿Dónde están ubicadas? ¿Cuáles creéis que son sus puntos fuertes y sus puntos débiles?

A diferencia de lo que se piensa de la existencia de los extraterrestres, es que no estamos solos… y esto se puede demostrar. Hoy en día con Internet podemos ver como nuestra maravillosa idea tiene una alma gemela en algún lugar del planeta. ( salvo que sea un descubrimiento). El problema esta es cuando esa idea está en nuestra zona de actuación y empezamos a sentir el peso de la palabra “ competencia” en nuestras cabezas. Felicidades porque ya tienen un modelo (mejor o peor) para poder ver tus diferencias con tu alma gemelas. Aprende de ellos con doble mirada : admiración por los éxitos conseguidos y critica por aquello en lo que crees que puedes mejorar y diferenciarte.

Distribución: ¿Cómo se distribuye habitualmente en el mercado vuestro producto / servicio? ¿Cuál es el canal más utilizado?.

En este punto hay muchas matizaciones porque va a depender que producto o servicio estemos ofreciendo. Analizar el recorrido de nuestro producto o servicio desde nuestra empresa al cliente y ver todas las posibilidades reales con los medios que disponemos nos dará una visión realista de nuestra capacidad de llegar al mercado.Las nuevas tecnologias pueden acercarte al cliente si se trata de productos estandarizados, ya que el canal puede ser más rápido frente a productos y servicios a medida. Una vez elegido los canales debes dotar de todas las herramientas posible al canal para que la compra sea agradable y efectiva. Busca en el mercado como puedes obtener productos similares y como accedes a ellos si tu fueras clientes... aprenderás a dotar de herramientas ( precios, información de los productos, forma de pago) de forma secuencial.

Te puede interesar

 Plan de Ventas |Iniciar la actividad |Planificación Comercial | El método de la venta | Mis Herramientas

UA-38326546-1